Entradas

Renovando

Estamos renovando. En remodelaciones. En realidad jugué un poco demasiado con el Tema del diseño y hubo un momento en el que no hubo vuelta atrás y aquí nos quedamos, con este adefesio de diseño del blog. Hasta que localice la plantilla anterior (la maldición de la otra compu) o la dé por perdida y continue con algo nuevo.

Nuevísimo asunto en este blog: ¡estamos dando pasos a la publicación de un podcast! Se construye con una página de youtube, este blog, una cuenta de PATREON y ya iremos viendo con qué cosas más.

El podcast se llamará Río de la Plata. Básicamente por el principio de la razón autosuficiente.  No estoy todavía muy dispuesto a dar una periodicidad. No. Sin embargo, arrancamos con algo próximamente. Una entrevista a un aspirante a disputar las elecciones para alcalde en Santiago Nuevo León.

Será el primer experimento y quiero irlo documentando por aquí. Todo el equipo es prestado y, en cuanto a lo técnico de la producción seguramente se notará la novedad. Esperamos que e…

Cómo consiguen un ID los menores de edad

Imagen

Un anuncio de 10

https://youtu.be/tZdKdgbjw2g

80 uñas

Una de las muchas cosas de las que me asombro es la cantidad de uñas que se cortan en esta casa.
Nada más de los niños son 80 uñas. Cada dos semanas más o menos. Clip, clip, clip. Algún berrido de vez en cuando para no soltar la costumbre. Clip, clip, clip. Más las de uno. Clip, clip.

Al parecer es notorio como las de los niños crecen más rápido que las de las niñas. Igual que el pelo, dice.

100 uñas cada dos semanas. Más las desveladas, las ojeras, los cansancios, las vueltas a los coles, los desayuno, las comidas y las cenas. Las tareas, el baño, la lectura, la oración, la leche y lo que falta.

Clip.


Salir del grupo

En estos días mi hija mayor deja el kinder. Después de 7 años y 4 jardines, acabó con la primera de las etapas de la vida escolar. Doctora en kínder. Estos días, también acaban y festejan los que terminan secundaria y preparatoria. Las madres de los que acaban primaria se empeñan también en festejar.

Lo que me llama la atención es que más de una mamá desesperada lo está viendo como la oportunidad perfecta para  abandonar el chat de whatsapp. Hartas de sufrir las inseguridades de sus pares, con preguntas que ya han sido respondidas por la escuela, o pidiendo consejo sobre la mejor forma de gastar el dinero de su marido en lujos que los niños no necesitan, algunas madres huyen del lavadero digital como de la plaga.

Que bueno me parece a mi. Menos ruido es bueno. Más conversaciones de verdad, mejor. Más amigos y más llamadas, más encuentros. Menos wa y menos guato. La oportunidad perfecta de salir del grupo. Al menos durante el verano.


Malas palabras

No hay palabras malas. Toda palabra que existe es, por el hecho de existir, buena. Nos pasa, sin embargo, que hay palabras que no queremos que digan los niños y palabras que no queremos que escuchen nuestros cónyuges. Palabras que no permitimos en público, pero que dejamos pasar en privado.

Hace poco explicaba cómo en clase empujo a mis alumnos a usar el mejor vocabulario posible en todo momento. Especialmente al argumentar y debatir. El objetivo es elevar el nivel de la discusión.

Al vocabulario soez lo consideramos de poco respeto a los compañeros y al recinto semisagrado que es el aula. La respuesta de un alumno fue aplastante: "¿Y 'El Bronco'?".

Al él no le exigimos lo mismo y tanto su discurso como los foros en los que discurre son de igual o mayor dignidad que un aula de clases. Pero a él lo dejamos retorcerse en su vocabulario.

Un profesor debe respetar su investidura de maestro, pero ¿el Gobernador no? ¿En qué momento hablar de corrección, propiedad y dignidad em…

Claudicar

Parece trágico lo que le pasó a Acción Nacional. Si fuera persona y no institución, no reconoceríamos en el viejo mañoso y desfigurado al joven brioso y enérgico, al de la brega de eternidad que alguna vez fue. Se disolvió en el mismo vicio que inflamaba su protesta y su oposición.
Desdibujada quedó la impronta democristiana. Sus más grandes nombres hacen mutis. Otros abandonan cansados y frustrados sus filas, quizá con la esperanza de ir por la libre, o de aliviar su conciencia con la denuncia personal. Desde don Fernando hasta, estos días, Tere Madero.
La gran crisis de los partidos es fruto de una todavía mayor crisis de valores y virtudes personales entre sus adeptos. Parecería imposible, para un profesional con familia, resistir la tentación de vivir del erario, de ser un humilde servidor público y asegurar el ingreso, cuando menos por un periodo determinado. Sin embargo, esa actitud no enaltece ni al partido ni al servicio público.
Me pregunto si será una tentación similar a la …